Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

miércoles, 29 de junio de 2016

CASA NAZARÍ DEL CALLEJÓN DE LA ALBERZANA

Se trata de un interesante edificio con todas las características de las casas del Reino Nazarí de Granada, pero en un estado lamentable. Consta de un patio al que se abren las estancias principales, este tipo de patios solía tener cenadores (como siempre se ha llamado en el habla granadina a los pórticos) sólo en sus dos extremos, por eso en sus lados más largos no los tiene. La crujía orientada al sur solía ser la más grande y rica para aprovechar el calor del sol en invierno y la fresca sombra en verano; en ella solían estar la habitaciones del hombre, las esposas y abundantes hijos se alojaban en otras secundarias.


El arco de entrada y posee una característica de la arquitectura granadina en su periodo nazarí,
 es un arco enjarjado, es decir,
 los ladrillos en forma de dovela sólo comienzan a tener la inclinación a partir de los riñones del arco,
 lugar donde se ejercen los mayores empujes de la curvatura.

Riñón del arco, lugar donde se ejercen grandes presiones laterales,
aquí se ve como se inicia la colocación de las dovelas radiales en un arco enjarjado.

En los ángulos de las naves o crujías de las casas de Granada (la región en general) del periodo nazarí
 se colocaban unas especies de tirantes en ángulo de 45º, llamadas cuadrales,
 para evitar que la esquina se abriese por el empuje de las armaduras del tejado.
 Los extremos de los cuadrales suelen aparecer en el alero rompiendo la monotonía de los canecillos,
 pues también forman un ángulo de 45 grados respecto a estos.

Detalle del extremo del cuadral,
entre dos canecillos.
Otra característica más de la arquitectura granadina desde el periodo nazarí
es el tejado en forma de pagoda granatense,
Véase la curvatura natural del tejado,
 realizada para evitar el deslizamiento de la nieve en zonas frías
 y para impedir que el viento arranque las tejas en lugares ventosos.

Patio del palacio nazarí, muy transformado y en mal estado, con muchos añadidos que ocultan las formas y decoraciones originales. Es posible que bajo el pavimento del patio se conserve la tradicional fuente y alberca granadina, como en otros palacios nazaríes.

Arcos peraltados del patio decorados con alfiz, su intradós angrelado se aprecia poco, sus albanegas podrían estar decoradas bajo los repellos modernos.
Detalle de la labor de angrelado, las ondulaciones de la parte interna del arco, intradós,
 que al exterior suelen mostrar una fina fina franja decorativa,
casi han desaparecido con las sucesivas capas de cal y enlucidos modernos.
Una buena restauración puede sacarlas a la luz
 a la vez que consolidarlas para evitar desprendimientos que las destruyen.

Una restauración de urgencia aún puede salvar este palacio, uno más de los importantes monumentos de la Región de Granada, refiriéndose a las cuatro provincias, en grave riesgo.

1 comentario: