Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

miércoles, 14 de junio de 2017

CASTILLO DE BURGALIMAR, BAÑOS DE LA ENCINA

Está situado sobre una colina en la bella localidad jiennense de Baños de la Encina. El lugar fue elegido por encontrarse entre las llanuras del valle del Guadalquivir, el acceso desde la Meseta y las altas tierras de la posterior Región Histórica de Granada. Su función, como recoge una placa del mismo castillo fue entrenar y aprovisionar a las tropas del ejercito islámico para su lucha contra los cristianos.


En su interior existían una serie de construcciones de la cultura argárica de las que quedan restos, como parte de la muralla que protegía al poblado. Ya en el exterior, pero a poca distancia se conservan los restos de una mina de cobre de aquella época.

Restos de la muralla argárica

Zona donde se halla la antigua mina de cobre.

También contiene restos romanos, como un templo, que fue desmontado para usar sus elementos en nuevos edificios como el mismo castillo y las casas almohades.




Se creía que era una obra del siglo X construida por Alhakén II (hijo del intransigente rey guerrero Abderramán III) que ordenó levantar una serie de castillos para alojar a las tropas que se dirigían hacia el norte de al-Ándalus (Soria) para atacar a los cristianos. pero según otros historiadores es de época almohade periodo de gran intolerancia cultural hacia todo aquél que no siguiese estrictamente la religión islámica.


Está rodeado por una poderosa muralla de duro tapial de argamasa, el opus caementicium de los romanos (Material formado por tierra, arena y cal amasado con agua y dejado endurecer entre tableros cogidos con mechinales) con catorce torres. La puerta de sillares de piedra tiene varios sistemas defensivos, como una especie de pequeño patio trasero que impedía el acceso al resto de la fortaleza. En época cristiana se le añadió la torre del homenaje y un fuerte interior ambos construida con mampostería de piedras de gran tamaño. Su interior contenía una serie de pequeñas viviendas y construcciones situadas en estrechas e irregulares calles.

Altas torres con saeteras defienden la muralla.

La portada, único elemento de piedra,
 que por eso fue cantera de materiales en el pasado.
Se halla protegida por dos poderosas torres.

Especie de plazoleta o patio defensivo tras la puerta con recodos y escaleras para la defensa, que existe tras la puerta. una bifurcación de caminos que desorienta al atacante.

Tapial de argamasa, el opus caementicium de los romanos
(Material formado por tierra, arena y cal amasado con agua
que se echaba entre tableros
 en delgadas tongas que eran compactadas con mazos,
los tableros eran cogidos entre sí con maderos delgados
que entraban en el muro por agujeros llamados mechinales.
En los primeros tiempos los maderos eran gruesos y se retiraban al terminar la obra,
 pero con el paso del tiempo se usaron tableros más delgados
 que se quedaban dentro del muro.
Por último se enlucía y pintaba el muro para que no se viesen los agujeros)

Las torres interiormente tenían tres plantas separadas por suelos de madera y una cubierta superior abovedada con una terraza protegida por almenas y merlones. El interior disponía de saeteras para disparar saetas de forma resguardada.

Las calles, estrechas e irregulares estaban toscamente empedradas.

Las viviendas almohades.

En la zona central hay un aljibe con dos naves cubiertas por bóveda de medio cañón.
Su interior, para evitar escapes de agua se recubre de opus signínum de origen romano

El castillo fue en objeto de lucha entre musulmanes y cristianos, que vieron en él una pieza clave para llegar al sur de la península. Pasa de unas manos a otras hasta que Fernando III de Castilla, y después también de León, reconquista el lugar definitivamente en 1225. Para adaptar el castillo a los nuevos tiempos se construyó un fuerte interior con una poderosa torre del homenaje levantada con sillares que presentan cierta irregularidad.

Torre del homenaje.

En el interior de la torre, a los lados, se aprecian los muros de la primitiva torre de opus caementicium o argamasa almohade. Los muros fueron ampliados y reforzados exteriormente con poderosos sillares.

Reconstrucción idealizada del interior del fuerte cristiano.

Vista del interior del castillo desde la torre del homenaje

La torre del homenaje en su exterior presenta restos de matacanes
 que tenían una función defensiva.

Durante la invasión napoleónica, el castillo sufrió graves daños, pero recientemente la Dirección de Bellas Artes del gobierno de España ha realizado una restauración que ha consolidado el monumento que en la actualidad pertenece al Ayuntamiento de Baños de la Encina.

lunes, 6 de febrero de 2017

JARDÍN NAZARÍ DE VÉLEZ DE BENAUDALLA


Su nombre durante la dominación islámica fue Wallis Abd-allah o Valle de Abd-alá, valle del hijo de Aláh, cosa que induce a pensar que fue propiedad de un noble. También hay historiadores que afirman que su nombre procede de "Valle del hijo del rey" o de "valle del hijo del siervo de Dios", este último derivado de Guadi Beni Abdallah. Se trataba de un pequeño grupo de casas de agricultores de carácter pobre, con calles estrechas e irregulares a veces sin salida, las fachadas tenían muy pocas ventanas como suele ocurrir con las casas musulmanas, ya que todas las habitaciones recibían la luz y el aire del pequeño patio interior. También disponía de una pequeña y pobre mezquita.

Mapa del Reino Nazarí de Granada.
En este periodo Alhándalus ya no existía y como es lógico su nombre no solía usarse.

El sustento lo conseguían de las tierras regadas con agua de las abundantes fuentes naturales (Fuente Nueva, el Nacimiento y el Torchal) o del río Guadalfeo, y también de las ganancias de los molinos de agua. Los musulmanes aprendieron de los romanos el arte de hacer canalizaciones de agua, en las que aquellos eran auténticos expertos, recordemos los acueductos de Almuñécar, el de Segovia... 

Precisamente del periodo del Reino de Granada nazarí se conserva el “Jardín Nazarí”; conjunto de vivienda muy transformada y huerta-jardín que mantiene características propias de aquel periodo: paseos con pequeños y acogedores lugares de descanso entre las huertas, protegidos del sol por centenarios cipreses y frutales, con el murmullo de fuentes y el agradable olor de flores y plantas aromáticas todas ellas anteriores al descubrimiento de América; también posee los caminos que recorrían la huerta, aunque pavimentados durante la restauración con materiales que no son los propios; y restos de construcciones como acequias y albercas; el conjunto se completa con un molino cristiano aún sin restaurar y las interesantes cuevas y acantilados formados por la cal aportada por las aguas de las fuentes durante milenios.


Plano del monumento.


Entrada al jardín nazarí ya restaurada

Vivienda del jardín restaurada. Con un cenador orientado al sur, cosa habitual en los patios granadinos nazaríes.

Fuente antigua que imita a una islámica, pegada al suelo como es lo habitual. El patio esta rodeado de cenadores por uno de sus lados, justo la columna que se puede ver pertenece a este cenador. Según la Real Academia de la Lengua uno de los significados de cenador  es "pórtico existente en los patios de Granada, especialmente cuando tiene una planta más encima" y yo añado que esta planta superior se suele llamar corredor si está abierta al patio como el cenador inferior.

Fuente antes de la restauración.
El agua, para los musulmanes, actúa de espejo que refleja el alma al mirarnos, según información de una de las guías.

Acceso a la huerta-jardín antes de la restauración

Precisamente en el jardín se conserva un molino cristiano que continúa la tradición molinera de Vélez.

Acequia que lleva agua al molino


Partidor de agua para el molino o para riego sólo


 Cascada con las aguas sobrantes



El viejo molino de harina

Rueda en estos túneles que, movida por el agua, hace girar las piedras de moler el trigo.

Piedra de molino

Piedras redondas sobre las que giraban tres como la de arriba, hoy día usadas como solería de los paseos del jardín.

Banco junto al molino

Sobrantes de agua usados para riego

Paseos del jardín- huerta


Uno de los estanques, sirve para almacenar agua para el riego.

Plantaciones de la huerta

Fresas

Paseo de cipreses

Fuente de tipo islámico.

Fuente moderna imitándola

Zona de reposo con fuente cristiana y cipreses centenarios de los más altos de España.


Potentes contrafuertes refuerzan los muros de la huerta

Al ser huerta, está sembrada de multitud de variedades de plantas, todas ellas precolombinas, como nos explicaron las guías, es decir que ya se cultivaban aquí antes del descubrimiento de América.

Plantas aromáticas, albahaca.

Hinojos

Habas

Hierba buena

Zanahorias


Perejil

Violetas, ornamentales y a la vez usadas para la elaboración de dulces

Romero

Melisa, para infusiones, con sabor a limón.

Tomillo, planta aromática y medicinal.

Laurel, el premio que daban los griegos a los campeones de las olimpiadas.

Una higuera chumba o chumbera con los frutos

Viejo mandarino

Olivo centenario

Granado, uno de los arboles del paraíso

Lechugas

Almez, que nos da sus dulces frutos pequeños y oscuros.

Banco esculpido en la misma roca aprovechando la sombra de los almeces.

Palmera centenaria otra de las plantas del paraíso de Aláh

No podían faltar los plátanos de la variedad motrileña al estar casi en la costa tropical. Su origen se encuentra en el sureste asiático, 800 años antes de Cristo ya aparecían en la decoración de templos budistas.
Después pasó a España y nosotros lo llevamos a América.

flor de los plátanos

Plátanos de la variedad granadina madurando.

Al ser jardín tiene muchas plantas ornamentales que perfuman el ambiente y los embellecen con sus formas y colores.

Mirto o arrayán centenario, una de las plantas del paraíso de Aláh

Boje en su variedad granadina, hoy en peligro de extinción, pues al ser de crecimiento lento no se usa para los jardines, prefiriéndose otras variedades más bastas y rápidas.

Acanto, usado por los griegos y romanos en las columnas corintias

Santolinas


Cineraria

Adelfa centenaria

Pérgola moderna de jazmines que sustituye a la antigua de laureles, usada para hablar sin ser vistos ni oídos.


Culantrillo o cabello de venus


Lilo de Persia  o melia

Ciprés con más de 400 años, de los más altos de España, 40 metros.

La acequia sigue su camino por la huerta tras dejar atrás el molino

Alberca nazarí exagonal descubierta y a medio excavar, su función era ornamental como anuncia una inscripción del propio jardín.

Pilar cristiano

El Jardín vertical
Se haya situado en una gran escarpadura de roca o mármol travertino creada por los nacimientos de agua. Tiene numerosas grutas con estalactitas y estalagmitas, además de plantas que necesitan abundancia de humedad aportada por el goteo continuo que sigue formando esta bella escarpadura.


Bajada al tajo de la Luz y las cuevas, creados por el agua de los nacimientos que lleva disuelto calcio.


La yedra crece en sus paredes


Chumbera o higuera chumba


Helechos variados crecen debido a ala humedad del suelo

Estalactitas y estalagmitas



Mármol travertino en formación





EL agua gotea formando pequeñas lagunas















El agua gotea por todas partes

Planta llamada cabello de Venus o "culantrillo"


Helechos frondosos gracias a la humedad permanente