Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

martes, 1 de mayo de 2018

MEZQUITA MAYOR DE ALMERÍA

HISTORIA
Fue construida aproximadamente el año 965 d. C.  por el rey Jairán  con planta de cinco naves, ampliadas después a siete por Zuhaír. Posteriormente, en el siglo XII, los almohades, le hicieron varias modificaciones, como el nuevo mihrab.

DESCRIPCIÓN
Era un edificio de planta rectangular de 70 por 45 m, dividida longitudinalmente  en siete naves separadas por columnas, principalmente de mármol de Macael, que soportaban arcos. El mihrab primitivo era cuadrangular con arcos de herradura ciegos en sus muros, pero los almohades lo rehicieron con planta octogonal cubierta con cúpula y muros decorados con arcos lobulados ciegos, todo ello de factura muy sencilla. En su interior colgaron las campanas expoliadas a iglesias cristianas y las usaron como lámparas. El patio, plantado de limoneros, contaba con la fuente destinada a las pequeñas  abluciones que purificasen las faltas, o pecados como los conocemos aquí, antes de entrar a orar:
El proceso de lavado comienza pronunciando "Bismillah, Er-Rahman, Er-Rahim" (En el nombre de Alá, el Clemente, el Misericordioso), seguidamente hay que lavarse, siguiendo unos pasos concretos: se lavan las manos, boca, nariz , cara, cabeza, orejas y pies, a la vez que se recita "Confirmo que no hay más dios que Alá, el Único que no tiene asociados y afirmó que Mahoma es Su siervo y Su Mensajero".
Interior del mihrab transformado por los almohades.

Tras la toma de Almería en 1489, la mezquita, fue convertida en iglesia de Santa María y en catedral de la Encarnación en 1492, para lo que le cambiaron la orientación y le añadieron un coro central, mientras que el patio fue transformado en claustro. En 1522 comenzaron unas obras de ampliación,  pero el terremoto de ese mismo año obligó a construir una nueva catedral. el antiguo edificio quedó como iglesia y sufrió mucho con la despoblación del barrio, la desamortización y la Guerra Civil

Vista exterior actual.

Antiguo muro de la quibla con el mihrab y restos de decoración de la maxura.


Interior del templo reconstruido tras los daños de la Guerra Civil.
En su altar mayor se sitúa una imagen de la Virgen de las Angustias, patrona de la Región de Granada.

domingo, 29 de abril de 2018

LAS MURALLAS DE ALMERÍA

Puerta de la Alcazaba, con muchas restauraciones.


Las murallas de Almería  datan del año 955. El material usado solía ser tapial (una serie de tongas de tierra apisonadas entre dos tableros que después de retiran) o tapial real (era más resistente al llevar un capa de argamasa entre tonga y tonga, más un revestimiento del mismo material), en los lugares más sensibles se usaban ladrillos macizos e incluso algunos sillares.

Tapial real original de la muralla norte de la Alcazaba.

En 1489, las murallas abrieron sus puertas a los Reyes Católicos. Siendo en diversas ocasiones restauradas y adaptadas a las nuevas necesidades para defender la ciudad de los ataques de los piratas norteafricanos y de los turcos, que buscaban botín y esclavos. Los refuerzos se hicieron en muchos casos  con mampostería e incluso con sillares.
En 1855 llegó el derribo de las antiguas murallas para adaptar la ciudad a los nuevos tiempos y vehículos, una gran pérdida para Almería y la puerta al progreso, por esto úitimo los almerienses se dedicaron a la labor con gran entusiasmo.
Hoy quedan, en relativo buen estado y restauradas con mayor o menor acierto, las murallas de la Alcazaba, más las que parten de la zona norte de esta, atravesando el barranco de la Hoya, subiendo al cerro de San Cristóbal y casi hasta la calle Antonio Vico. También han aparecido restos enterrados en diversos lugares de la ciudad.

Muralla norte de la Alcazaba.

Muralla norte de la Alcazaba.

Muralla que baja al barranco de la Hoya

Muralla del barranco de la Hoya.

La polémica restauración realizada con hierro oxidado,
debajo los chorreones de óxido en la muralla.

La restauración de hierro oxidado y su gran impacto visual.

La muralla que asciende hasta el cerro de San Cristobal.
La foto es anterior a la colocación de las planchas de hierro oxidado.

Muralla del cerro de San Cristobal,
con elementos cristianos y musulmanes de diversas épocas,
del Reino de Almería
y de los dos periodos del Reino de Granada el nazarí y el cristiano.

Penoso estado de uno de los tramos de la muralla.

Puerta practicada con posterioridad a la construcción de la muralla.
Los agujeros superiores corresponden a los mechinales que se usaron en la construcción de la muralla.

Interior de la misma puerta,
en este lado se observa que existieron otras puertas en el mismo lugar.

Huecos para encajar vigas que reforzaran las puertas.

Interior de la misma portada,
en ella se ve una gorronera circular arriba para encajar la hoja de la puerta
y un agujero cuadrado para encajar una viga para reforzar las hojas de la puerta.

Como se ve, las murallas están muy necesitadas de una buena restauración.

Los trozos de argamasa caídos de lo que fue el revestimiento, permiten ver el interior de las torres, realizado en pobre tapial con algunas piedras de refuerzo.

lunes, 19 de febrero de 2018

ALCALÁ LA REAL MEDIEVAL Y FORTALEZA DE LA MOTA

La ciudad de Alcalá la Real conserva restos de asentamientos muy antiguos, entre los que destacan los romanos que nos hablan de un asentamiento de cierta importancia, pero en este artículo me centraré en la Edad Media.
La Fortaleza de la Mota es una poderosa ciudad amurallada, la primitiva Alcalá la Real, con tres partes principales, situadas sobre el cerro del mismo nombre, a pocos metros de la ciudad actual, en el límite de la provincia de Jaén con la de Granada, Región Histórica de Granada. Por su localización estratégica era el vigía de la frontera del Reino de Granada durante el periodo nazarí.

HISTORIA
Según ciertos estudiosos, el primitivo castillo, origen de la actual fortaleza, es obra del siglo XI, se debe a Badis Aben Habuz, monarca del Reino de Granada en su periodo zirí, quien partiría de la la existencia de anteriores fortificaciones.


En la Guerra con los invasores almorávides, a fines del siglo XI, se refuerza la fortaleza con nuevas murallas y un complicado sistema de puertas y torres albarranas.

REINO DE GRANADA NAZARÍ
Alhamar (Mohamed I de Granada) de la familia Nasar de Arjona, crea el Reino de Granada en su periodo Nazarí conquistando Granada, Almería y Málaga. ​Entre mediados del siglo XIII y el XIV, se organizó un sistema defensivo de atalayas-vigía que controlaba la línea fronteriza fijada en el Pacto de Jaén, línea de atalayas que pasa por la provincia jiennense. En la fortaleza de la Mota tuvo lugar el Pacto de Alcalá, entre Alfonso X y Alhamar (1265).

Ubicación de
Reino de Granada, periodo nazarí.
De Té y kriptonita based on Image:Iberian Peninsula base map.svg created by Redtony - self-made. Data taken from the same titled article in wikipedia Spanish, and [1]. Approximate borders only., CC BY-SA 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=3184192

En 1341, Alfonso XI reconquistó la ciudad, convirtiéndola en uno de los principales puestos fronterizos del Reino de Castilla frente al Reino de Granada. Cuando perdió su función al dejar de ser musulmán el Reino de Granada, fue olvidada paulatinamente y abandonada hasta trasladarse la población completa al núcleo actual.


DESCRIPCIÓN DE LA ALCALÁ MEDIEVAL


ARRABAL VIEJO
Situado en la ladera del monte de la Mota, al pié de la fortaleza propiamente dicha su origen se remonta al siglo XI (Reino de Granada Zirí) y XII. Estaba rodeado por una muralla que los reyes nazaríes de Granada  reforzaron probablemente durante los  siglos XIII y XIV.​
Su urbanismo consistía en una amalgama de estrechas y retorcidas calles con la habitual mezquita, baños y aljibes.

Arrabal viejo.

Acceso al Arrabal Viejo.

Puerta del Arrabal Viejo en la Cuesta de la Mota.

Restos de murallas y calles del Arrabal Viejo.


LA CIUDAD ALTA CON SUS MURALLAS Y PUERTAS
La fortaleza se encuentra en la meseta del cerro de la Mota, protegida por poderosas murallas, reforzadas con mampostería (piedras irregulares unidas por argamasa normalmente) y sillares de piedra. Disponía de varias puertas, muchas desaparecidas hoy día. 

Maquetas expuestas a los visitantes.

El acceso principal subía por la "Cuesta de la Mota" a través de otras puertas como la desaparecida primera puerta; la Puerta de las Lanzas; seguidamente la Puerta de la Imagen, con doble arcada de herradura apuntada​; las desaparecidas "Puerta del Pendón" y "De Aguilera"; Y por último la "Puerta del Peso de la Harina", donde se pagaban los impuestos de entrada a la ciudad.

Restos de la primera puerta.

Puerta de las lanzas, con decoración de época cristiana.

Para desorientar a los atacantes el camino principal de acceso se dota de numerosos recodos.

Puerta de la Imagen, posiblemente de tiempos de Yusúf I de Granada.
Con arco de herradura apuntada.

Detalle de la pouerta de la Imagen desde el exterior.
Arco de Herradura apuntado dentro de un alfiz o rectángulo rehundido en la pared.
Junto a la puerta un escudo algo más moderno de Castilla, corona a la que pertenecía tras la toma.


Parte posterior de la misma puerta.

Detalle de la Puerta de  la Imagen.

Puerta del peso de la Harina.
En ella se pesaban los productos que se introducían en la ciudad y se pagaban impuestos.

Una vez atravesada esta puerta se accede a la ciudad, y desde ella se pueden visitar algunas torres de la muralla.

TORRE DE LA CARCEL
Se trata de una poderosa torre musulmana de tradición califal construida en la muralla. Alfonso XI mandó reconstruirla tras la toma de la ciudad en 1341. De sus tres salas superpuestas, destacan las dos superiores cubiertas por bóvedas nervadas sobre trompas, en ellas, los nervios no se cruzan en la clave como ocurriría en la arquitectura cristiana, sino que dejan un espacio estrellado en el centro siguiendo modelo musulmán.

Maqueta de la Fortaleza de la Mota, con la torre de la Cárcel en primer término.

El poderoso exterior con restos de matacanes en su parte superior derecha, sobre ellos se levantaba el buzón matafuegos hoy desaparecido. Los dos tipos de piedra muestran la parte original, más oscura, y la reconstruida por haber sido volada por las tropas francesas.

Las trompas, o arquitos de los ángulos, que sostienen la bóveda nervada.

La espléndida bóveda, reconstruida en parte debido a la voladura provocada por el ejercito francés en su huida tras la invasión de España.

Ventana de tipo saetera.

ALCÁZAR DE LA FORTALEZA
El alcázar estaba preparado para ser el último reducto defensivo de la ciudad, era la zona con defensas más poderosas y se sitúa en la parte más elevada de la fortaleza. Sus elementos principales son, la Torre del homenaje (La más poderosa y la última en caer en manos del enemigo), la Torre de la Campana o de la Vela y la Torre Mocha. 
Se accede a través de una puerta con dos recodos situada bajo la torre del homenaje, de estructura constructiva muy similar a algunas de las más importantes de la capital del Reino de Granada. Esta puerta tenía recodos y patios defensivos delante de la torre del homenaje.
De la puerta de entrada se llega a la plaza de armas, desde la que se accede a otras partes del conjunto no sin mecanismos de defensa.


Plano del alcázar y de su situación dentro de la fortaleza.

El Alcázar inexpugnable desde el exterior

El alcázar desde el interior de la fortaleza.

Restos de puertas y patios en recodo que anteceden a la del alcázar.

Puerta del alcázar dentro de la maciza mole del primer cuerpo de la torre del homenaje.

Hueco defensivo en le techo del pasillo que lleva a la puerta, por donde se echaba agua hirviendo, piedras, excrementos... sobre los atacantes.

Puerta con arco de herradura apuntado, cuyo centro de despiece no coincide con el de curvatura, como en los de la Alhambra.

Bóveda esquifada tras la puerta.
Gorronera para la puerta, no tiene bisagras actuales.


Bóvedas de medio cañón en el paso en recodo.

Llegada a la plaza de armas del alcázar.

Acceso a otras torres.

Desde la torre se domina un extenso territorio con atalayas para controlar las posibles incursiones de enemigos.


EL AGUA Y LA TOMA DE ALCALÁ
La ciudad medieval dispone de numerosos aljibes y pozos, muchos de los cuales aún se conservan.

Aljibe hispanomusulmán.

El pozo más importante tiene acceso desde el alcázar, para abastecerse de agua en caso de asedio. Pero aún así los castellanos reconquistaron la ciudad mediante una galería subterránea que llegó a ese punto vital, el pozo del alcázar, llamado el Pozo de la Conquista.

Comunicación entre el alcázar y el pozo.

Interior del pozo, al fondo el agua que reluce.

Zona superior del pozo.

Acceso cristiano al Pozo de la Conquista.

Intento de continuación del pozo.

Subida cristiana adaptada a la visita.

Galerías cristianas.

Haciendo el recorrido de la conquista.


Llegada al alcázar.

LA VIDA EN LA CIUDAD MEDIEVAL
En el periodo del Reino de Granada zirí y en el nazarí la ciudad se desarrolló grandemente. El urbanismo tenía una estructura musulmana de estrechísimas y retorcidas callejuelas en las que se apretaban las casas sin otro hueco al exterior que la puerta, Las habitaciones de las pequeñas viviendas se abrían sólo al cerrado patio privado. Entre los materiales encontrados se hallan restos cerámicos muy pobres para las clases humildes y otros muy ricos para los poderosos, también han aparecido lápidas de mármol, monedas, alicatados... todo esto y más se puede visitar en el bién organizado museo del Palacio Abacial.



Alicatados granadinos o nazaríes.




Edad Media de Alcalá en la corona de Castilla.
La ciudad se desarrolla grandemente y adquiere un estatus privilegiado que aumenta el bienestar de sus gentes. Se ensanchan las calles para hacerlas transitables y soleadas, se realizan canalizaciones de desagüe, levantan nuevos aljibes, tiendas, boticas, lagares, casas señoriales, talleres, neveros para disponer de bebidas y alimentos fríos...


Calles amplias, empedradas y soleadas

Empedrado granadino, de origen romano.

Canalizaciones para desagüe cristianas.

El mercado.

Uno de los neveros donde se acumulaba la nieve para que en los periodos cálidos se dispusiese de alimentos fríos.
La máxima comodidad de la época.

Lagar

Botica
La medicina romana se conserva en los monasterios, de ahí pasa a las catedrales y sus escuelas, y por último, tras haber recibido ciertas aportaciones de los musulmanes, pasa a las universidades de toda Europa en el siglo XIII.

Los restos de cerámicas, adornos corporales, estatuillas... hablan claramente del auge de la ciudad ya castellana.



Una visita a la ciudad de Alcalá la Real es imprescindible para entrar en contacto con la Historia y para completar estas breves notas de uno sólo de sus periodos históricos. Será un día bien aprovechado, tranquilo y ameno.