Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

miércoles, 23 de noviembre de 2016

CASTILLO DE MONDÚJAR

El castillo-palacio fue levantado por el rey Muley Hacén de Granada en el siglo XV, como regalo de bodas para su amada Zoraya, la cristiana Isabel de Solís, competidora de su otra esposa Aixa la Horra. Se sitúa en un lugar estratégico con hermosas vistas, por ser paso entre la costa y el centro del reino milenario. La escarpada colina está rodeada de profundos barrancos que la hacen de difícil conquista, excepto por el este, donde se levantan las más poderosas murallas y la sólida torre de mampostería que contiene el acceso en recodo al pequeño edén.
El el interior se aprecian paratas horizontales que estuvieron cubiertas de acogedores jardines nazaríes, es decir lugares en donde los cinco sentidos debían disfrutar (la vista con las flores, el gusto con las frutas variadas, el oído por los pájaros y las fuentes si las había, los aromas de las plantas perfumadas y el tacto de los suaves macizos florales), parajes que debían imitar el paraíso de Aláh. Pero unos jardines de este tipo y la corte necesitan agua abundante, para ello se construyó un pequeño acueducto de reminiscencias romanas que desemboca en un gran aljibe situado en el exterior, pero junto a la zona más protegida por saeteras y parapetos.
Tras la rebelión de su hijo Boabdil, que le usurpó el trono, Muley Hacén se traslado con su amada Zoraya y sus dos hijos Cad y Nacre a este bello y protegido paraje.
Hoy, por desgracia, se encuentra en un lamentable estado de abandono y destrucción, las administraciones no aportan los medios económicos que la pequeña localidad no posee y que son imprescindibles para su restauración. Un lugar emblemático de nuestra historia como Reino y Región Histórica de Granada merece un respeto y una restauración dignos.

En una escarpada colina se levanta la señorial construcción
Rodeada de fértiles vegas y las elevadas montañas de la Región Granada,
 el techo de España.

La visita se inicia entre los hermosos huertos de Mondújar
paraísos accesibles para pocos y cerrados para muchos.

Viejos olivos granadinos, tan distintos de los de la vecina Andalucía,
 altos troncos que permiten una agricultura de subsistencia,
tan distinta de los latifundios de los señoritos andaluces.
Bajo estos troncos se sembraban,
 en pequeños terrenos de esmerado cuidado,
trigales, hazas de cebada, de garbanzos, de hortalizas
y posteriormente naranjos, limoneros, mandarinos...

Su vega rodeada de montes con pinares, castañares, encinares,
robledales en las zonas más húmedas...

Alojamientos para ganado abandonados, en una tierra rica
que tanto ha perdido.

El camino se convierte en una difícil y abandonada vereda
 que sube por las resbaladizas pendientes.

La poderosa torre que esconde la entrada se alza ante nosotros.
Construida en mampostería unida con argamasa y enlucida en su tiempo para darle solidez y belleza.
Los ángulos se refuerzan con ladrillo y lajas de piedra.

Saeteras la defienden de los atacantes.

Restos del enlucido exterior de la torre.

El interior en recodo hace más difícil el asalto.

Vista desde unas saetera.

En el ángulo entre la muralla y la torre se resguarda el gran aljibe.

Un pequeño acueducto,
 heredero menor de las grandes construcciones romanas,
 aportaba agua a los habitantes y jardines.



El aljibe de dura argamasa, que en su tiempo estuvo cubierto.

Saeteras que lo protegían y acceso subterráneo desde el interior del castillo.

Acceso subterráneo la aljibe visto desde el interior del castillo.
Arranque de una bóveda junto al pasillo de entrada.

Acceso al aljibe desde el interior del castillo.

Restos de parapetos defensivos sobre la muralla.

En le subsuelo del castillo, hundimientos muestran restos de antiguas bóvedas.

Murallas y muros creaban espacios planos para alojar los relajantes jardines.

Desde el castillo-palacio se nos muestra un extenso paisaje formado por las vegas granadinas del Valle de Lecrín, que dan sabrosos frutos desde hace milenios.
Más abajo el viejo cementerio real que iba a servir de morada final a los reyes de Granada, tal vez la dinastía más longeva de España, creadora de monumentos únicos en las provincias de la Región de Granada, antes Reino...  
Pero esa es otra historia y queda para futuras publicaciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario