Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

martes, 14 de febrero de 2012

ALCÁZAR GENIL - QARS AL-SAYYID. S. XIII



El llamado Alcázar Genil de Granada, fue en su origen un "Alcázar del señor" (Qasr al-sayyid), el gobernador almohade de Granada, sayyid Ishaq ben Yusuf, que lo mandó construir en 1218, aunque lo que hoy conocemos de este palacio granadino es la reforma realizada por el monarca nazarita Yusuf I.  En Málaga, otro de sus enclaves sobresalientes, los almohades posteriormente levantaron otro "Alcázar del señor" inspirados por el granadino, obra del gobernador provincial o saiyid Idris que lo fundó en el año 1226, un año antes de ser nombrado califa con el título de al-Mamun.
Estos palacios siguen la tradición de las villas de recreo romanas, pero adaptados al estilo de vida y religión islámicos.
De la construcción original, queda el cuerpo central. El acceso se realiza por un desgraciado pórtico reciente que protege al decorado arco de entrada, seguidamente se pasa a una sala espléndidamente labrada con ricas yeserías que aún conservan restos de color;  a los lados de la misma existen dos alcobas separadas de ella por arcos geminados. las cubiertas consisten en una rica armadura de par y nudillo que descansa sobre una gran cornisa de mocárabes en la sala principal, y un alfarje totalmente tallado en cada una de las dos alcobas. En su interior tiene una fuente originalmente comunicada con un gran estanque (125,50 m de largo por 28 de ancho) situado a unos 150 metros, donde se celebraban competiciones navales entre los principes musulmanes, simulando la destrucción y quema de galeones cristianos. En excavaciones posteriores apareció junto a él una segunda gran alberca. Todo el palacio, situado extramuros de la ciudad, estaba rodeado de huertas y jardines que lo convertían en un inmenso vergel junto al río Genil.
Se construyó a semejanza de los quioscos-palacios persas, que se levantaban en medio de jardines, rodeados de fuentes y estanques, simbolizando el paraíso sufí de Alá. En todo el interior del edificio, se pueden encontrar inscripciones epigráficas (textos escritos usados en la decoración de edificios) consistentes en alabanzas a Dios, al rey que lo mandó construir o fragmentos de su libro sagrado. 
Junto al palacio se conserva lo poco que queda las inmensas huertas, estanques y jardines destruidos una parte durante la  II República al hacer el Paseo de Ronda, y el resto hace pocos años con el desarrollismo reciente, momento que se destruyeron hasta los restos enterrados al hacer aparcamientos subterráneos.

De todas formas, lo que queda del conjunto queda merece la pena ser visitado por la riqueza de su decoración.


Verja de acceso a lo que fue la huerta-jardín. los hermosos remates originales se perdieron hace unos años, durante un periodo de olvido del monumento, y hoy son sustituidos por las cuatro esferitas que vemos.



 Granada estuvo rodeada de gran cantidad de palacios y huertas de recreo de los que aún subsisten algunos como este del Alcázar Genil, además conocido como palacio de Abú Said y también Jardín de la Reina por habitarlo Aixa, la madre de Boabdil. Fue, a veces, residencia de invitados "Dar al Diyafa" en la que se alojó el infante D. Felipe y varios caballeros cristianos en uno de los periodos de convivencia entre cristianos y musulmanes. El poeta Ibn Zamrak cantó las bellezas de sus albercas y hermosos jardines por los que solía pasear el rey Mohamed V de Granada.




La huerta que en su día estuvo en la tranquilidad del campo
 hoy se encuentra muy mermada en superficie y ahogada entre casas modernas.

Estanquito que sustituye a las grandes albercas con que contaba.


Decoración de una de las ventanas de las alcobas. Este tipo de arcos dobles se llama "arco geminado", está recubierto de decoración vegetal llamada ataurique. 






Decoración de ataurique del intradós (parte interior) del arco de entrada y lacería de la puerta que lo cierra.


La riqueza interior nos permite hacernos una idea de la grandeza a la que llegó el conjunto.


Restos de color que aún subsisten.





Paramentos con labor de Lacería, sobre ellos el cuerpo de ventanas con celosías y por último la gran cornisa de mocárabes.

Arco geminado que comunica con una de las alcobas. Las partes lisas de arco se deben al reciente periodo de olvido del edificio en que sufrió graves deterioros.

Arco geminado que comunica con la otra alcoba. La partes sin decoración se deben a los años que ha estado el monumento a al espera de una restauración, durante este tiempo las humedades y el expolio se han cebado en él. La diferencia se aprecia al comparar esta foto con las de hace unos decenios. En este caso la restauración ha consistido, no en reponer lo perdido, sino en enlucir el lugar de forma lisa.
Las humedades también han hecho mella durante estos años de olvido en los colores.



Armadura de par y nudillo apoyada en una rica cornisa de mocárabes.

Piña de mocárabes existente en uno de los alfarjes del palacio.

Para más información se puede consultar la guía de Granada de Gallego Burín o "el arte en el sur de al-Andalus" de la editorial Géver.

1 comentario: