Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

sábado, 22 de octubre de 2016

EL CASTILLEJO DE ÓRGIVA


Se encuentra situado en la parte más alta del cerro del Castillo, rodeado por el barranco de los Castillejos y el río Gadalfeo, lugar de difícil acceso y fácil defensa, desde el que se controlaba esta vía de comunicación entre las actuales provincias de Granada y Almería.
Es al parecer es una obra del primer Reino de Granada, el zirí, siglo XI, aunque algún texto lo sitúa algo antes o algo después. Este reino llegó a comprender según la etapa, las provincias actuales de Málaga, Granada, Jaén y parte de Almería.

Localización sobre una pendiente amesetada en un escarpado cerro.

Esta fortaleza posiblemente contó con un mínimo de dos recintos fortificados, aunque sólo quedan restos del situado en la parte más alta del cerro. Los restos conservados, de hasta cuatro metros de altura, están elaborados en fuerte tapial calicostrado (es decir, muros de tierra apisonada entre tableros de madera enlazados por mechinales, a la que se le había añadido en la parte exterior un mortero de cal, arena y agua, de resultado muy resistente) al que entre tonga y tonga de tierra se le añadió una delgada capa horizontal de cal y arena para darle mayor fortaleza. Para rematar los gruesos muros, de hasta dos metros de espesor, se enlució con mortero fino, quedando en color blanco del que aún quedan restos.

Muro de tapial con grueso revestimiento de mortero de cal arena y agua, calicostrado.


Revestimiento exterior.

Se conserva la parte inferior de una poderosa torre, más algunas construcciones anejas. Parte de su interior lo ocupa un aljibe para disponer de agua en caso de asedio, aunque para tiempos de paz dispone de una fuente en la base del cerro y el caudal del cercano río Guadalfeo.


Aljibe interior.




 Al este de la zona mencionada, a un nivel más bajo debido a la pendiente de la cima amesetada, levantaron otro aljibe, en dura argamasa de cal y arena, que conserva el pavimento original y trazas de haber tenido que ser restaurado en lejanos tiempos en sus ángulos, para evitar pérdidas de la valiosa agua.


Reparación de uno de los ángulos.

Refuerzo con otro segundo muro por el exterior.

El estado de conservación es penoso, además de encontrarse en grave riesgo de derrumbes de sus agrietados muros milenarios. El monumento ya sufrió daños con la construcción sobre los restos de un cortijo, no pensemos en los grandes cortijos andaluces, sino en los pequeños granadinos de gente humilde, y con la utilización posterior de sus materiales para la construcción de trincheras en la en la Guerra Civil. 

Restos de trincheras.

En los alrededores abundan los restos de cerámica, recordemos que en aquellas lejanas épocas, cuando se rompía un recipiente lo solían arrojar ladera abajo, por ello encontramos abundantes fragmentos de pequeño tamaño y normalmente de piezas muy pobres: trocillos de ollas, recipientes de cocina algunos vidriados, algún resto de jarrones de grandes dimensiones, tejas, gruesos ladrillos... procedentes del periodo zirí, del almorávide y tal vez del almohade.





Resto de una gran vasija de almacenamiento,
la decoración se hacía con un molde sobre la arcilla fresca.

Como dato curioso añado esta imagen de un par de trozos cerámicos:

Parecen dos restos de una gran superficie plana con dos resaltos laterales similares a los de las tégulas romanas... Por supuesto allí se quedó el material, en su mismo lugar.

Eso sí, por favor, no nos llevemos ningún resto, no tienen valor económico ni artístico, pero sí valor histórico. Seamos respetuosos con el patrimonio aunque no tenga valor en euros. Aparte de que es un delito sancionable el dañar un yacimiento.



No hay comentarios:

Publicar un comentario