Páginas vistas en total

Escudo del Reino de Granada

Escudo del Reino de Granada
Escudo del Reino de Granada: Fuente: Wikipedia

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

GRANADA, LA DAMASCO DE OCCIDENTE

FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA. LA DIVISIÓN DEL CALIFATO EN REINOS DE TAIFAS

ANTECEDENTES DEL REINO DE GRANADA

Ya en la prehistoria existieron culturas, como la del Argar que ocuparon buena parte de A. Oriental o Región de Granada.

En el periodo ibérico aparece Bastetania, territorio cuyos límites coinciden aproximadamente con la actual Región de Granada. La capital más importante fue Basti, Baza, oppidum rodeado de poderosas murallas de cinco metros de espesor; en la parte más elevada se encontraba una acrópolis con los edificios más importantes. Durante el periodo romano Basti se engrandece con nuevos y lujosos edificios como la basílica, templos, baños, foro...

La actual Granada, la Eliberri ibera, llamada en el periodo romano Florentia Iliberritana o "Municipium Florentinum Iliberritanum" (Iliberri la florecida o la fructífera) vive periodos de esplendor llegando a celebrar un concilio de los más importantes del imperio, el Concilio de Elvira o Ilíberis, esta ciudad contaba con foro, basílicas y otros importantes edificios, así como un buen número de ricas villas rodeándola.

Durante el periodo visigodo, como dice Gallego Burín en la página 29 de su Guía de Granada, el rey Leovigildo, a finales del siglo VI, crea dos regiones en el sur de España: la Bética con Granada, Almería y Jaén y por otro lado la de Híspalis con Sevilla, Cáceres y Huelva. En nuestra región, la Bética, se construyeron importantes monumentos de los que sólo han llegado hasta nosotros algunos restos. La región Bética visigoda coincidía en buena medida con los el sureste de España, Jaén, Granada, Almería y Málaga, es decir la Región de Granada aproximadamente.

GRANADA DURANTE EL CALIFATO DE CÓRDOBA

Tras la invasión y conquista musulmana, la capital no estuvo asentada en "Florentia Iliberritana", sino en la vecina Medina Elvira "que llegó a ser durante tres siglos la capital y metrópoli de la zona suroriental de al-Andalus" como afirma el doctor Enrique Pareja López académico de la Real de bellas Artes de Sevilla; esto se puede interpretar como un claro antecedente del Reino y Región de Granada. Por su parte Ibn al-Jatib decía que "en ella florecieron muchos alfaquíes y sabios, convirtiéndose en un centro de cultura y cabeza de una rica región agrícola"

LA FUNDACIÓN DEL REINO DE GRANADA

El Califato de Córdoba se descompone (S. XI) en pequeños reinos llamados los Primeros Taifas entre los que se encontraba el Reino Zirí de Granada que trasladó la capital desde Medina Elvira hasta la antigua Eliberri. Tras un periodo de esplendor y resurgimiento de lo hispano, llegó una invasión desde el norte de África, los almorávides , tan celosos de su religión que destruyeron iglesias y otros edificios. En este periodo, según varios historiadores, Granada actuó de capital efectiva de la España musulmana.

Seguidamente se produce otra división en los Segundos Taifas (1144-1170), en los que vuelve a resurgir lo hispano y una mayor libertad, pero terminarán con la invasión de los almohades, imperio norte-africano, aún más integrista que terminó con todas las costumbres que pudiesen suponer un alejamiento del islam más estricto.

Este segundo imperio magrebí acabó tras la derrota de las Navas de Tolosa en 1212 surgiendo los terceros taifas, periodo muy breve que termina con la constitución del Reino Nazarí de Granada en 1238. Posteriormente se inició otra invasión norteafricana, la de los Benimerines, que fueron derrotados por una coalición luso-española.

EL REINO DE GRANADA CRISTIANO

Los Reyes Católicos terminan la Reconquista de España el 2 de enero de 1492 con la Toma de Granada, aunque el Reino de Granada no desaparece, continuará existiendo siglos hasta transformarse en la Región de Granada o Región de Andalucía Oriental.

viernes, 13 de abril de 2012

CASA DE LOS GIRONES

Casa-palacio nazarí del siglo XIII, centrada, como era habitual, por un patio con estanque en cuyos extremos se levantaban sendos pórticos o cenadores como se les llama en el habla granadina. La entrada se realizaba por el ángulo del patio tras un recodo que evitara las vistas desde el exterior. las salas recibían la luz y la ventilación desde el patio, presentando unas fachadas lisas y casi sin ventanas hacia el exterior.
No debemos pensar que las casas nazaríes normales tenían este tamaño y riqueza, estamos ante la vivienda palaciega de un hombre adinerado, las casas de los ciudadanos solían ser muy pequeñas y simples.


Exterior del edificio, las grandes ventanas y balcones son obras de reforma posteriores.

Pequeñas ventanas primitivas

Cenador reformado a la manera occidental hace siglos. Se suprimeron las columnas y arcos siendo sustituidos por una gran viga sostenida por pilares con las aristas biseladas.

Rica portada del salón principal, orientado al sur, como es habitual.
Espléndidas ventanitas de la sala sala principal situadas sobre la portada, a través de sus celosías  entraba tamizada la luz y se aireaba el salón cuando se cerraba la puerta. Obsérvese la delicadeza de la celosía central decorada con texto escrito y lacería.

Cenefa que recorre el cenador del patio con decoración epigráfica cursiva, abajo, y decoración de lacería geométrica, encima. La decoración epigráfica o escrita suele contener alabanzas al dueño de la casa o textos religiosos.
El escudo pintado pertenece a la familia cristiana que la cuidó y restauró para que llegase hasta nosotros.

Taca agallonada de la sala principal y sobre ella el arranque del arco angrelado (arco con adornos que simulan arquillos, a veces minúsculos, en su intradós) de la portada.

Intradós del arco de acceso a al sala principal, los festones de los lados son los que le dan la característica de arco angrelado..


El mismo arco de la sala principal por su cara interna, con una decoración más sencilla.

El jardín del palacio, en parte nazarita, en parte granadino.

Al fondo el habitual pilar de los patios granadinos.
Una de las plantas que refrescan el jardín y lo hacen más acogedor es la parra virgen, en este caso de la variedad "parthenocissus quinquefolia", muy usada en los jardines europeos, se trata de una variedad trepadora que en otoño da un hermoso color rojo a los muros.


Otra de las plantas habituales en los jardines granadinos es el mirto. Para los antiguos griegos era una planta asociada a la diosa Afrodita (la Venus romana) que simboliza la fecundidad y la fidelidad. En este caso se ha usado para rodear un empedrado Granadino.

Restos de pinturas murales nazaríes en la primera planta, situadas a una altura superior a los dos metros del suelo debido a que hasta ese nivel solían cubrir las paredes con tapices.


Algunos de los motivos de las pinturas poseen una clara influencia persa.

1 comentario:

  1. Este blog me ha servido mucho para un trabajo de clase, esta genial explicado con las fotos y todo ;) que boniito Granada :D jaja genial 10 AL BLOG

    ResponderEliminar